top of page
  • Foto del escritorJuan Ramón Balcells

Museos, es vuestro día

Hoy es el día internacional de los Museos. Podría parecer un día más, de estos días en que se celebra cualquier cosa y que pasan casi desapercibidos o son motivo de una media sonrisa y sin embargo, es el día internacional de los Museos (así en mayúscula) y no es una cosa sin transcendencia.


El arte, en toda su extensión como el producto más refinado de la creación humana, ha sido uno de los motores de la historia y sin duda, uno de los pilares (casi el único, diría) de la civilización. Sin arte no se entiende la cultura, la evolución ni el ser humano, pues al fin y al cabo el arte es precisamente el resultado de ser hombre, ser pensante, creador y social y por eso, los museos representan un hito tan importante en la condición del ser humano: Los museos son no solo el lugar donde proteger, estudiar, comprender y admirar el arte producido por el ser humano, casi desde sus inicios hasta ahora, sino que todo esto se hace en comunidad, pues eso es lo que distingue a un museo de cualquier otro lugar para el arte, es decir arte accesible a todos y para todos.


No es algo tan obvio, siempre ha habido arte, siempre coleccionistas, mecenas, siempre gabinetes ocultos, Wunderkabinett, salas, edificios o palacios repletos de arte donde realizar exhibiciones de poder (personal o de un pueblo, raza, creencia o ideología), monumentos públicos y bien visibles, pero la idea de que el arte debe estar abierto a todos; que más allá de pertenecer a su creador, pertenece a todos, a la humanidad en su conjunto y ello con independencia de donde se encuentre y como haya sido adquirido (aunque esto generaría un debate, sin duda apasionante, pero más allá del ámbito de estas pocas líneas) es una idea relativamente nueva, al igual que los museos, por lo que celebrar su día es celebrar no solo una institución, necesaria, indispensable e irrenunciable, sino celebrar aquello que mejor representa al hombre en toda su sencillez (que diría Machado) y su grandeza (que diría Pascal), que para sus miserias hay ya existen otros muchos días.


Existiendo museos (lugares donde se reunían las musas y se atesoraba arte) desde la antigüedad, es sobre todo con las ideas de la Ilustración cuando se empieza a pensar en un santuario para el arte abierto al público y accesible a todos, fuente de aprendizaje (¡cuántos grandes artistas no empezaron copiando las obras maestras que ahora estaban más fácilmente a su disposición!), de educación (¡cuántos niños no han visto su primer arte en excursiones escolares!), fuente de belleza (¡cuánto gozo hasta el punto de generar el “síndrome de Stendhal”), fuente de trabajo (¡cuánta gente no vive a su alrededor!) y fuente de riqueza (¿se entenderían determinadas ciudades y serían tan atractivas sin, citando solo algunos, el Louvre, el Metropollitan, el Prado, los Uffizi, los museos vaticanos, el museo del oro de Bogotá, el Rafael Larco en Lima, el de antropología en México, la National Gallery, el Hermitage, el museo de la Acrópolis y ahora, recién inaugurado el museo egipcio de El Cairo? ).


Así pues, que mejor manera de celebrar el día internacional de los museos con una frase (discutida por supuesto como todo razonamiento debe serlo para florecer) de Jules de Goncourt: lo que, tal vez, tiene más sentido que cualquier otra cosa en el mundo, es un cuadro en un museo.


Celebremos que hay días que nos recuerdan que el mundo tiene sentido.


Autor: Juan Ramón Balcells

18 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page